Búsqueda cabezona

jueves, 12 de abril de 2018

Steve Hackett: de la Tierra al Espacio

La reciente visita del virtuoso Steve Hackett a México constituyen uno de los principales acontecimientos de este año en materia de rock progresivo en dicho país, que tantos cabezones cosecha. Por lo que, a modo de homenaje tanto a Hackett como al pueblo mexicano, revisamos algunos materiales suyos de valor coleccionista. Como tenemos tantos cabezones mexicanos, bien vale dedicarles esta entrada tanto a ellos como al maestro Hackett. Ah, y les voy aclarando que hoy, en el blog cabezón, tendremos el lucimiento de guitarristas geniales, y empezamos por el gran ex-Genesis, lo que viene será sorpresa.


En los conciertos que ofreció este ilustre de la guitarra en el rock progresivo, El ex guitarrista de Genesis, Steve Hackett, rememoró los éxitos conseguidos a lo largo de sus cuatro décadas de trayectoria. Considerado uno de los mejores músicos del rock progresivo, Hackett compuso y colaboro en los discos más recordados de Génesis , su trabajo en GTR y sus discos en solista lo han colocado como un finísimo e innovador guitarrista que ha probado que el paso del tiempo no le afecta y sigue poniendo grandes obras en los oídos de sus fanáticos, prueba de ello es "The Nigth Siren", su más reciente álbum.


Steve Hackett en México o de la Tierra al espacio
Las luces se apagan con puntualidad inglesa. La efervescencia se desata. Al aparecer uno a uno los integrantes de la banda (Roger King, teclados; Gary O’Toole, batería; Jonas Reingold, bajo; Rob Townsend, sax, flauta, percusiones), los gritos son ensordecedores; no obstante, cuando Stephen Richard Hackett, mejor conocido como Steve Hackett, finalmente pisa el escenario, las demostraciones de euforia rayan en el delirio. Esa electricidad que se ha acumulado en los días previos a esta noche que el guitarrista ha titulado Steve Hackett Genesis Revisited, Solo Gems & GTR 2018 Tour de Force, se desencadena con fuerza y no cederá hasta el final, tres horas después (incluida una pausa de 20 minutos).
El inicio es preciso, aunque un poco flojo, dada la elección del tema (“Please Don’t Touch”), pero sirve a la banda para ajustar aquello que se encuentre fuera de lugar; sin embargo, al escucharlos en los primeros minutos uno sabe que si algo caracteriza a la sesión de hoy es que nada está fuera de lugar. Perfección absoluta. Aunque en medio de este perfeccionismo hay mucho nervio, víscera, garra, emotividad. Hackett y compañía tocan con extrema solvencia, alcanzan cuotas de virtuosismo, pero es la expresividad puesta en cada interpretación lo que da un toque de distinción.
Cuando el cantante Nad Sylvan aparece, la euforia se hace patente de nueva cuenta. La primera parte del concierto está dedicada a las composiciones del inglés en su faceta solista, canciones como “Behind the Smoke”, “Icarus Ascending” —una versión a la original de Richie Havens, salpicada con un poco de reggae—, “In the Skeleton Gallery” —con un cálido diálogo entre la armónica, interpretada por Hackett, y el saxofón que la acerca al blues—, pero los puntos climáticos llegan al desplegarse las primeras notas de “When the Heart Rules the Mind” , éxito ochentero con GTR y el cierre que hace de esta primera tanda con “Shadow of the Hierophant”, en la que la banda va creando una tensión que sube, sube, sube cual si fuera marea y amenaza con romper, pero nunca llega a hacerlo, aunque sí logra generar una atmósfera de una belleza abrumadora y sublime.
El segundo set se dedica íntegramente a rememorar algunas de las canciones de Genesis y por momentos, cuando eran cinco sobre el escenario, eso parecía más que una evocación, era como si el tiempo no hubiera transcurrido y estuviéramos frente al quinteto, ante la formación más sólida de la historia de esa banda. A diferencia de aquella vez que regresó a las canciones de su grupo madre —Genesis revisited (1996)—; Steve Hackett ahora no experimenta con los arreglos y en cambio recupera el espíritu primigenio de los temas.
Desde que “Dancing with the Moonlit Knight” abrió este segundo momento, se opera una especie de encanto. El hilo invisible tendido entre la agrupación y el público se vuelve más férreo y a la respuesta de los asistentes Hackett y compañía responden con mayor entrega. Si algo caracteriza esta parte de la noche es que el guitarrista y sus compañeros no escatiman en musicalidad. Hacen alarde de virtuosismo, se regodean en los arreglos y los hacen llegar con energía, como si fuera la primera vez que los presentan.
Una a una, canciones como “Inside Out”, “One for the Vine” y “The Fountain of Salmacis” se despliegan. Una a una consolidan ese lazo entre los seis sobre el escenario y sus fanáticos. En “Firth of Fifth”, el solo de guitarra es sencillamente hermoso, uno de esos instantes en los que la conexión entre instrumentista e instrumento se ve triangulada por la intangible aparición de una deidad que vuelve el momento irrepetible.
Hackett y sus músicos están visiblemente emocionados —el guitarrista manifestará su contento en su cuenta de Twitter acabado el concierto— y esa emoción la imprimen en cada una de sus notas. El cierre llega con un combo impresionante. Primero “The Musical Box” y luego ese tour de force que es “Supper’s Ready”, la composición que ha marcado el fin de todas sus presentaciones en esta gira por América.
Sin embargo, la fe es poderosa, el clamor fuerte y ante la demanda los seis regresan para rematar la noche con “Los Endos”. Luego de alcanzar el éxtasis, finamente la música se apaga, las luces se encienden, persiste el eco, las paredes parecen hablar, los murmullos son como un coro en el que se detectan fragmentos de lo escuchado. En medio de ello, queda la certeza de que este ha sido un concierto excepcional, una noche en la cual todo se combina para dejarla impresa en la memoria. Un pedazo de cielo en medio de un trozo de tierra.
David Cortés


Conviene señalar que afortunadamente los trabajos de Hackett, sea en grupo o como solista, han sido impresos y reimpresos varias veces, por lo que no hay precisamente escasez de sus álbumes en el mercado. Por ello, en esta ocasión, trataremos casi exclusivamente de primeras ediciones en vinilo, por ser las de mayor interés coleccionístico, insertando comentarios de algunas ediciones exóticas digna de mención. Siendo su obra solista vasta en títulos, también decidimos enfocarnos en lo más clásico.




Steve Hackett: Primeras Ediciones Clásicas
Conviene señalar que afortunadamente los trabajos de Hackett, sea en grupo o como solista, han sido impresos y reimpresos varias veces, por lo que no hay precisamente escasez de sus álbumes en el mercado. Por ello, en esta ocasión, trataremos casi exclusivamente de primeras ediciones en vinilo, por ser las de mayor interés coleccionístico, insertando comentarios de algunas ediciones exóticas digna de mención. Siendo su obra solista vasta en títulos, también decidimos enfocarnos en lo más clásico.



La primer grabación publicada del Maestro Hackett fue como integrante del grupo Quiet World, en un estilo aún oscilante entre la psicodelia barroca y el early prog. El álbum “The Road” fue editado en 1970 por Dawn Records, la etiqueta progresiva del sello Pye, de la que en su momento se habló en este espacio. En los últimos meses, un ejemplar original, primera edición UK, ha llegado a los USD $200.00, y muy probablemente continúe subiendo de precio.








Del catálogo de Genesis con Hackett, son de interés las primeras ediciones británicas. “nursery Cryme”, su primer trabajo con la banda, apareció en el sello The Famous Charisma Label en la etiqueta denominada “Pink Scroll”, fácilmente identificable por el color rosa intenso y el diseño de pergamino con tipografía blanca. Ejemplares de este primer tiraje en excelente estado de portada y vinilo pueden alcanzar un precio de USD $200.00 en el mercado internacional especializado.



Precio similar alcanza “Foxtrot” también aparecido en Charisma, pero esta vez en la etiqueta “Mad Hatter”, con el grabado del conocido personaje de Lewis Carroll. Es importante señalar que en la etiqueta “Mad Hatter” original, la figura del personaje es grande; en reediciones posteriores la figura del sombrerero se achica.



Un poco abajo se cotiza el deseado “Selling England by The Pound”. Una primera edición británica de este clásico se cotiza en, digamos, entre USD $100.00/150.00.



“Genesis Live” tiene en su primera edición UK un valor más modesto: entre USD $50.00/75.00.



“The Lamb Lies Down On Broadway”, el célebre álbum doble de la banda, se cotiza en aproximadamente USD $150.00. Pero ojo: el diseño de su etiqueta ya trae a un Sombrerero más pequeño, ya que el diseño cambió a partir de 1974.



Curiosamente, la primer edición del álbum posterior, “A Trick Of The Tail” goza de gran demanda entre los coleccionistas, y puede alcanzar hasta los USD $250.00, también con la etiqueta “Mad Hatter”.



Por su parte, “Wind & Wuthering”, alcanza en edición original británica entre USD $150.00/175.00.



El último álbum de Hackett en Genesis, el directo “Seconds Out” es el más económico a pesar de ser doble, y puede encontrarse en condiciones excelentes por un precio cercano a los USD $50.00. Se caracteriza por su etiqueta única, que en lugar de habitual Mad Hatter trae foto de la banda en escena.
Otras versiones de interés del catálogo de Genesis con Hackett:



La versión audiófila de “A Trick Of The Tail”, editada por MFSL (sello también ya tratado en este espacio) bajo licencia de ATCO (USA). Se han visto ejemplares en esta versión que llegan a los USD $300.00.



Las versiones de prueba (conocidas como “test copy” o “test pressing”): Se trata de impresiones hechas para probar la calidad de las matrices antes de pasarlas a producción definitiva. Al ser tirajes muy cortos, son muy apreciadas por los coleccionistas, aunque con frecuencia presentan algunos defectos de audio (ruido evidente, cortes imperfectos de los tracks, inestabilidad de volumen, etc) y una presentación paupérrima. Las versiones de prueba UK vienen impresas únicamente de un lado del vinilo, con etiquetas blancas sin datos; mientras que las americanas vienen impresas por ambas caras y suelen traer etiquetas con datos manuscritos o mecanografiados, así como un logotipo de la planta de manufactura. Ejemplares de este tipo de Genesis, dependiendo del álbum, pueden ir de los USD $50.00 hasta los USD $500.00. Éste último precio corresponde a una versión de prueba de “A Trick Of The Tail”.






Como solista, Hackett nos ha regalado trabajos de calidad magistral, los primeros igualmente editados por Charisma. Entre ellos, quizá el más querido de los fans sea su debut en solitario “Voyage of The Acolyte”, trabajo de inspiración tarótica y grabado cuando aún militaba en Genesis. Una edición original UK de este clásico de 1975,con “Mad hatter” pequeño, alcanza un valor de mercado entre USD $25.00/50.00.



Curiosamente, este mismo estándar de valor alcanzan sus obras más populares en Charisma: primeras ediciones británicas de “Please Don’t Touch”, “Spectral Mornings” y “Defector” rondan igualmente los USD $25.00/50.00. Debe precisarse que ya “Defector” trae la etiqueta azul, con diferente tipografía, usada a partir de 1980.



Por su parte, el ochentoso “Bay of Kings”, ya editado en UK en otro sello, Lamborghini Records, puede alcanzar un valor ligeramente superior a los otros, entre USD$40.00/60.00.



Pero las verdaderas rarezas del Hackett solista no se encuentran en su discografía “estándar”: Por un lado son, de nueva cuenta, las “test copies”, que de álbumes como “Voyage of The Acolyte” (del que se muestra un ejemplar en la foto) alcanzan los USD $175.00 y de “Spectral Mornings” llegan a respetables USD $350.00. En el caso de que deseen adquirir un vinilo de este tipo, reiteramos que estos prensajes de prueba presentan con mucha frecuencia evidentes defectos de audio, así como poco o ningún valor de diseño y empaque, y que su valor radica más bien en su corto tiraje. Sobre advertencia no hay engaño.



Y aún más raras que las “test pressings” del catálogo de Hackett son los escasísimos vinilos de transcripciones de sus conciertos. Estos LPs eran fabricados por el monopolio radial inglés de la BBC, y contenían grabaciones hechas por dicha compañía de conciertos para su difusión radial en estaciones extranjeras, y se editaban habitualmente en tirajes de cien unidades o menos. Se identifican por la etiqueta verde claro con las siglas de la conocida emisora británica, y vienen habitualmente en fundas genéricas, si bien originalmente incluyen una hoja con fotos, descripción del artista y de la grabación y lista de temas.



La calidad del audio es de consola, una mezcla decente sin overdub ni efectos. En el mercado, se han llegado a vender ejemplares de estas “transcripciones” de conciertos de Hackett a precios considerables. Por ejemplo, un ejemplar conteniendo la grabación de su participación en el festival de Reading de 1981 se vendió en 2013 por USD $300.00; y otro ejemplar con el concierto de Hacket en el mismo Festival de Reading, pero de 1979, llegó hasta los USD $400.00.
"Franz Tarkus" Ruiz Paredes



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo más visitado en el mes

Aclaración...

Este espacio se reserva el derecho de publicar sobre cualquier tema que parezca interesante a su staff, no solamente referidos a la cuestión musical sino también a lo político y social.
Si no estás de acuerdo con lo expresado podrás dejar tu comentario siempre que no sea ofensivo, discriminador o violento...

Y no te confundas, no nos interesa la piratería, lo nuestro es simplemente desobediencia civil y resistencia cultural a favor del libre acceso al conocimiento (nuestra música es, entre otras tantas cosas, conocimiento).